Inicio / Noticias / El profesor Fernando Purcell del Instituto de Historia conversó sobre inmigración y discriminación en EE.UU, XIX
El profesor Fernando Purcell del Instituto de Historia conversó sobre inmigración y discriminación en EE.UU, XIX PDF Imprimir E-mail
Jueves, 15 de Junio de 2017 15:08


Conversatorio profPurcellEl profesor Fernando Purcell del Instituto de Historia UC conversó y reflexionó sobre su último libro ¡Muchos extranjeros para mi gusto! Mexicanos, chilenos e irlandeses en la Construcción de California, 1848 -1880", resultado de su tesis doctoral que terminó en 2004.  Tesis que mutó a su nuevo libro editado por el Fondo de Cultura Económica (FCE), el año 2016.

 

La investigación del libro fue apoyada con la beca Instituto para México y Estados Unidos de la Universidad de California (UC MEXUS).

 

En un ambiente íntimo y en una conversación con Luisa Jaimovich del FCE, el encuentro se realizó el 7 de junio, en el contexto del ciclo de encuentros de autor, iniciados en abril de este año, con el Fondo de Cultura Económica en Biblioteca de Humanidades.

 

La esperanza por un mejor porvenir sedujo a trabajadores y aventureros chilenos, mexicanos e irlandeses viajar a California, atraídos por la posibilidad de riqueza durante la fiebre del oro de 1848.

 

Estas tres comunidades viajan a un territorio conquistado a México en 1847 y que se convierte en estado norteamericano, un año después.

 

Al inicio del conversatorio, el profesor Purcell, reconoce y distingue que el gran punto de división social en la sociedad norteamericana es la raza.  “Desde el pasado colonial ha sido un elemento diferenciador en la sociedad norteamericana.  Diferencia clara es quien es considerado blanco y quien no lo es.  Los chilenos y mexicanos, caben en esta categoría.  Surge el apelativo de grasientos para referirse a los mexicanos y, también para referirse a los chilenos, por los norteamericanos en la medida que son vistos como una misma comunidad.  No hacen, el más mínimo esfuerzo, en distinguir a unos de otros”, comentó. 

 

La incorporación de la comunidad irlandesa presenta matices, “renuncian a seguir siendo súbditos británicos y se convierten en ciudadanos estadounidenses”. Llegan a una república libre “que querían construir y añoraban”, puntualizó.  Desde su perspectiva de análisis, “los chilenos y mexicanos fueron reacios a nacionalizarse porque eran fuertemente discriminados y no veían necesariamente en la política un camino a la incorporación de una sociedad que se estaba construyendo, generando una bifurcación profunda entre estas tres comunidades”.

 

Durante los primeros años de la fiebre del oro, los irlandeses también son fuertemente discriminados y son considerados no blancos en el sector de la costa oeste de EE.UU.   La valoración de esta comunidad vendría en décadas posteriores.  “Los irlandeses son católicos, y bebían mucho, lo que desde la moral cristiana protestante era un hecho condenable. Son duramente discriminados, pero hacia el final del período hay un cambio importante.  Entran a la maquinaria política.  Toman en sus manos el movimiento laboral, se convirtieron en los años ´70 en los principales activistas de la causa anti China que terminó con una legislación restrictiva”.

 

Los chilenos y mexicanos son grupos más afines, unidos entre otros factores por el idioma.  El periplo a California, en su gran mayoría, es por un tiempo que tiene fecha de vencimiento. El académico, graficó que durante su investigación constata que en el Archivo Nacional hay contratos de trabajo, alrededor de 70, que delatan la intención de permanencia de los peones por un período de 1 año, máximo: 2.  

 

Los trabajadores mexicanos viajan a California desde un país muchísimo más próximo geográficamente y por períodos de tipo estacional. 

 

 En relación a la incorporación de las comunidades, el profesor Purcell hace hincapié que el carácter de la movilidad marca mucho la disposición.  “No es lo mismo ser exiliado, que ser un refugiado, alguien que busca oportunidades económicas.  En el caso de chilenos y mexicanos no fueron para quedarse.  Eso marca la disposición de la comunidad hacia su incorporación o no”.

 

Después de la fiebre del oro, quienes se quedan en California son “ubicados en escalas sociales, laborales, más bajas y fuertemente racializadas”, acotó.

 

En la conversación, el profesor Purcell recalcó la actualidad que tienen los problemas asociados a los fenómenos migratorios del siglo XIX en un Estados Unidos en que se discute hoy con mucha fuerza el papel de los inmigrantes  y en donde han surgido voces críticas del arribo masivo de inmigrantes. California se ha constituido en una verdadera sociedad multicultural en la que hay mucho más aceptación de la diversidad, pero no es el caso de otros estados del país.

 

Javiera Bravo, jefa de Biblioteca de Humanidades, asigna mucho valor a la creación de la Biblioteca de Investigación en Humanidades (2013 -2016), “Esta biblioteca justamente  busca desarrollar y potenciar la investigación en humanidades, favoreciendo su cultivo y brindando un espacio privilegiado para la investigación, la enseñanza y el aprendizaje.  

 

Siempre se propuso considerar a la Biblioteca de Humanidades del Campus San Joaquín como el espacio más adecuado para el desarrollo del proyecto “Biblioteca de Investigación en Humanidades  UC” lo que permitiría producir las necesarias sinergias entre estas disciplinas en su entorno natural en ese Campus, donde se constituye el así llamado “Patio de las Humanidades”.

 

• Noticia relacionada:  Conversatorio con el profesor Fernando Purcell del Instituto de Historia

 

 

 

2016 - Bibliotecas UC - Dirección oficinas centrales:  Av. Vicuña Mackenna 4860.  Santiago de Chile.
Políticas de privacidad | Mapa del sitio | Acceso Intranet

Optimizado para: Explorer 8.0, Firefox 3.6.17, Chrome 10, Safari 4.1, Opera 11.10 o superiores